10 puntos clave para emprender en Internet

He aquí 10 puntos clave para emprender en Internet. El título inicial de este artículo era ’10 claves para emprender con éxito en internet’, pero el éxito depende de cada persona y su manera de entenderlo, por lo que tan solo me gustaría exponer los 10 puntos más relevantes que hay que tener en cuenta a la hora de iniciar un proyecto en Internet que, en su gran mayoría, deben estar incluidos en nuestro Plan de Empresa. Los podemos debatir en los comentarios de este artículo. Son:

Actitud

Es el ingrediente fundamental para emprender en internet o en cualquier ámbito. Si no lo tienes, no continúes leyendo, no vale la pena. Sin actitud no es posible alcanzar los objetivos planteados, sabiendo que vamos a encontrar obstáculos en el camino y que vamos a recibir reveses de los que lo único que podemos hacer es aprender: en la vida, o se gana, o se aprende, nunca se pierde. Pasión, paciencia y perseverancia, son las 3P del emprendedor, y deben existir dentro de cualquier emprendedor; sentir entusiasmo por nuestro proyecto, pensar y trabajar en él 28 horas al día. La actitud nos hace levantarnos cada vez que nos caemos y buscar soluciones a problemas que, a veces, parecen irresolubles.

Equipo

¿Qué es más importante? ¿El Equipo o la Idea? Es la pregunta que muchos emprendedores nos hacemos en alguna ocasión. Desde mi punto de vista, el Equipo es, sin duda, lo más importante. Ya podemos tener una idea brillante que, si no tenemos a las personas adecuadas para desarrollarla, ésta quedará en nada. Así se responde la sempiterna pregunta sobre la importancia de ambos elementos emprendiendo.

El equipo tiene que ser multidisciplinar, formado por gente técnica, otros de gestión, de marketing, comercial… lo más variado posible. Muchas veces nos equivocamos al juntarnos personas de un mismo perfil, por lo que el proyecto queda cojo por algún lado. Es importante poder definir si vamos a emprender en solitario y este equipo va a ser formado por empleados, a los que vamos a tener que comprometer al máximo, o si pueden ser socios de la empresa…

Socios

En el caso de que los miembros del equipo sean socios, va a ser fundamental el grado de implicación de cada uno de ellos. Ya no vamos a preocuparnos solamente por tener un conjunto de personas multidisciplinar, sino también por tratar de caminar todos unidos y en la misma dirección. Un abandono a mitad de camino será un contratiempo difícil de superar. Del mismo modo, no todos los socios tienen por qué tener el mismo porcentaje; ha de existir un líder, esa persona con la que más se identifique al proyecto y que sea capaz de tirar del carro en los momentos de mayor dureza y problemática.

Pacto de socios

Vital. El pacto de socios es la carta magna de la empresa. No tiene que ver con la Constitución ni con porcentajes, ni nada de eso. Es el escrito en el que se establecen las soluciones para cada problema que pueda surgir: uno quiere vender, hacen una oferta por la empresa, hay que buscar financiación, quién sale de la empresa en un exit, qué hacer si uno quiere emprender por su cuenta… Tener un pacto de socios y prever situaciones futuras puede ser un salvavidas para la empresa. Eso sí, más vale que el pacto de socios tarde en ponerse sobre la mesa para discernir disputas, será buena señal.

Idea

Representa una parte menor del proyecto, para algunos inversores y Venture Capital, la menos importante, otros le dan mayor relevancia. Es importante ver cómo muchos de los proyectos que han triunfado últimamente a nivel español, como Privalia o Tuenti, no han sido una idea revolucionaria, no eran los primeros en su sector, por lo que la novedad del proyecto no estaba en la idea en sí, si no en el equipo, en la ejecución, en la implantación en un nuevo mercado y momento adecuado.

Son empresas que se han fundamentado en ideas ya existentes. Google tampoco fue el primer buscador que existió, ni Facebook la primera red social que se creó. Sin embargo, sí aplicaron conceptos innovadores en tecnología o usabilidad, que les sirvieron para diferenciarse y ser los gigantes que hoy son.

Por ello, yo también creo que la Idea no es lo más importante, pero sí es necesario aplicar un mínimo concepto de innovación, ya sea en el propio concepto, en la aplicación, en el marketing… Es necesario ser un poquito diferentes, aunque el core de la idea sea similar a otros funcionando con anterioridad.

Focus, focus, focus

Lo que sí es importante, sea cual sea nuestra idea, es que hagamos focus sobre ella y no nos desviemos. Existen muchos motivos por los que, cuando emprendemos, podemos desviarnos de nuestro objetivo principal: ideas que se nos ocurren, ofertas que nos hacen, acudir a conferencias y hacer demasiados contactos. Todo ello puede hacer que nos desviemos y dejemos de prestar atención a lo realmente importante. Es importante tener una nota mental que diga: Antes de llegar al punto B debes haber alcanzado el punto A.

Mercado

Y hablando de mercados. Es importantísimo saber en qué país vamos a emprender, cuál es el sector y la profundidad de mercado, conocer los players que ya existen y en qué podemos diferenciarnos de cada uno de ellos y batirlos. Es bueno que exista competencia o que existan empresas que están haciendo algo similar en otros mercados, porque eso valida nuestro proyecto.

No es fundamental ser el primero, pero tampoco podemos adentrarnos en sectores dónde ya existan un número de actores elevado. A veces, para emprender, hay tan solo que fijarse qué está funcionando en otros países e importarlo, adaptándolo a nuestro mercado, a nuestros posibles usuarios y sus costumbres. Buyvip se fijó en Vente-Privée, de Francia. Letsbonus trajo la idea del Groupon a nuestras fronteras.

Modelo de negocio

No existe empresa si no hay ingresos, si no se factura. Y eso es lo que debemos saber, cómo vamos a ganar dinero con nuestro proyecto una vez esté empezando a coger tracción. El modelo de negocio es una de las patas fundamentales; ha habido grandes ideas que se han quedado en el limbo porque no se supieron monetizar, o bien, porque el modelo de negocio no era rentable, sin más. Existen muy distintos modelos de negocio, pero no todos son válidos para nuestro proyecto (¿os imagináis a Groupon viviendo de los banners publicitarios? sería un #epicfail).

En Todostartups ya se ha hablado sobre los modelos de negocio, y hace pocos días escribí yo mismo sobre el marketing de afiliación, por lo que tampoco vamos a excedernos mucho más aquí. Tan solo comentar algunos de los modelos de mayor éxito en los últimos tiempos:

  • Publicidad
  • E-Commerce
  • Proveedor de servicios o artículos
  • Modelo freemium para usuarios
  • Micropagos y descargas
  • Software as a service
  • Marketing de afiliación

Es muy recomendable, cuando elaboramos nuestro plan de empresa, prever distintos tipos de modelo de negocio que podrían ser válidos para nuestro proyecto, pues nunca sabemos si el plan A puede fallar. Tener otras opciones por si requerimos pivotar y variar el rumbo del negocio es bastante importante. Eso sí, el haber ideado diferentes modelos de negocio no significa que tengamos que implementarlos todos a la vez, puede provocar un colapso y desviarnos del focus principal.

Estrategia, marketing y métricas

Ahora ya podemos saber que vamos a ganar dinero cuando tengamos un número de visitas a nuestra web. Bien, ¿cómo conseguimos estas visitas? Hay que tener una estrategia en mente, un plan u hoja de ruta que seguir al dedillo, con el cual vayamos cumpliendo hitos, y debemos saber cuánto nos va a costar la adquisición de estas visitas o usuarios. Debemos plantear una estrategia de marketing que va a tener unos costes.

Pero sobretodo, lo que hay que tener más claro y comprobado son las métricas o medias. Si fallamos en las métricas de mucho (siempre fallaremos mínimamente), podemos hundirnos con nuestra empresa sin remedio alguno. La viabilidad depende en gran medida de este estudio. Y, atención, no es más que decir esto: Por cada 1.000 visitas que tengamos, vamos a vender 2 artículos.

Pero esto que parece tan sencillo, en la realidad no lo es; hay que saber el número de usuarios que se pueden registrar con campaña de promoción o sin campaña, hay que saber cuántos comprarán si tenemos ese número de usuarios registrados; es imprescindible saber el margen que tenemos de cada venta… Y todo ello apoyado en una estrategia de marketing que puede ser fundamentada en la publicidad, en plataformas de afiliación, en SEO/WPO, SEM…

Plan financiero

Y con todo ello, podemos elaborar un plan financiero a 4 o 5 años vista. En el Plan financiero lo que hay que tener más claro son los costes de empresa, de personal, de oficina, de gastos comunes, de Internet, de abogados, de notarios. Sabiendo los costes, y haciendo una previsión de ingresos, podremos conocer de manera fehaciente cuando llegaremos al punto de equilibrio y a partir de cuándo nuestra empresa empezará a volar. Eso sí, es vital tener también un estudio del cash-flow, no es lo mismo cobrar ipso-facto mediante tarjeta de crédito de los usuarios, que cobrar a 90 días de las agencias de publicidad, puede variar, y mucho nuestras necesidades financieras.

Internacionalización

Hoy en día, es muy complicado hacer un proyecto viable e invertible si no existe una intención de internacionalización. La escalabilidad es algo que preocupa enormemente a los inversores, y es lo que buscan en proyectos de internet, la capacidad de multiplicar los ingresos manteniendo unos costes sostenibles.

En ocasiones, esta escalabilidad pasa por la internacionalización. Sin embargo, la idea de tener una empresa o proyecto web internacionalizado no pasar por la realización de traducciones, sin más. Es, prácticamente imprescindible, tener un equipo en aquellos países en los que queremos ser más fuertes, en los que vamos a dedicar horas de esfuerzo y dónde replicaremos nuestra estrategia de marketing y adaptación web, pues no todos los mercados nos recibirán de la misma forma.

Financiación y Exit

La búsqueda de financiación siempre es uno de los quebraderos de cabeza más importantes para el emprendedor. Normalmente existen 3 etapas:

  • FFF

Friends, fools & family. Son las conocidas 3F. Al primer grupo de gente que debemos acudir son nuestros familiares, si tienen un par de euros sueltos, a nuestros amigos que puedan tener un dinero ahorrado, o a los locos que podamos haber conocido en algún acontecimiento que puedan estar predispuestos a invertir en nuestro proyecto.

Las 3F suelen ser gente no profesional ni preparada para hacer estudios de inversión por lo que se les convencerá más con la pasión y la falaz idea de hacerse millonarios creando un nuevo Facebook. ? Con esta primera financiación debería servirnos para arrancar el proyecto y llegar a un punto interesante de desarrollo que nos permita buscar inversión profesional.

  • Business Angels

El siguiente eslabón es el de los Business Angels. En España existen una serie de ángeles con dinero disponible para invertir, normalmente en cantidades entre los 30.000€ y los 200.000€. Son, normalmente, emprendedores que han tenido éxito en proyectos anteriores y han obtenido un rédito que les permite realizar pequeñas o no tan pequeñas inversiones en proyectos similares a los que han emprendido anteriormente.

Son gente a la que hay que convencer con el plan de empresa delante y que te aportarán mucho más que dinero. Su experiencia es fundamental y el valor de ésta suele ser mayor que el cash que puedan aportar a la empresa.

  • Venture capitals

Son las empresas privadas de capital riesgo que pueden realizar inversiones a partir de 500.000€. En España son como las meigas, haberlos haylos, pero cuesta verlos. Pueden adquirir protagonismo cuando la empresa ha adquirido cierto nivel y la tracción es importante. Si invierten, lo normal es que los FFF y Business Angels salgan de la compañía en esta ronda, y la empresa puede ser ya dirigida por gerentes profesionales, un perfil que los emprendedores no solemos tener habitualmente.

Concursos y entidades públicas

Otras vías de financiación e inversión son las entidades públicas como ICO o Enisa, pero es muy dificultoso adquirir este tipo de financiación. Sin embargo, hay que intentarlo.

Es recomendable la participación en foros de inversión y concursos, como SeedRocket o la AIEI, que pueden ayudarnos a encontrar a esos ángeles que nos hacen falta para obtener capital. De lectura obligada también son blogs como Todostartups o Loogic, dónde nos suelen informar de concursos para emprendedores y nos facilitan herramientas para la búsqueda de financiación.

Exit

Es el sueño de todo emprendedor, cumplir el ciclo y protagonizar un Exit. No hay demasiados proyectos españoles que hayan cumplido y llegado a esta etapa, sin embargo, es necesario plasmar en nuestro plan de empresa un posible Exit de la compañía, los inversores lo agradecerán. Empresas como Buyvip, con la venta a Amazon, o Tuenti, a Telefónica, son dos ejemplos de éxito, con el que los emprendedores han cumplido el ciclo.